Hidrolavadoras en Valparaíso

Hidrolavadoras

Estos equipos de alta presión se clasifican en dos categorías principales, basadas en el tipo agua hidrolavadora: las de agua caliente y fría. Ambas cuentan con modelos que proveen los mismos alcances, idéntica presión y capacidad de limpiar tanto interiores como exteriores, por lo que surge de manera constante entre los consumidores la pregunta sobre cual opción elegir.

Hidrolavadoras de agua caliente

Son tres los elementos claves que se combinan al momento de utilizar una hidrolavadora de agua caliente. El calor lanzado a alta presión genera un efecto de agitación, que reduce la tensión de la superficie donde golpea el chorro de agua. Esto permite que el líquido penetre en las manchas más profundas y difíciles de quitar.

El jabón o detergente es otro factor determinante en el éxito que tendremos al realizar la limpieza: este elemento se encarga, mediante agentes suavizantes, de romper químicamente el lazo entre la mugre y la superficie afectada. Los equipos de agua caliente nos brindan entonces el balance perfecto de los tres elementos esenciales para el éxito: calor, agitación y detergente.

Hidrolavadoras de agua fría

Si lo que buscamos es simplemente retirar arena, tierra o lodo, el agua fría combinada con un buen detergente serán más que suficientes. Además, por ser las hidrolavadoras de agua fría equipos más económicos que los de agua caliente, requieren de un menor costo de mantenimiento.

Hidrolavadoras

Usos y precauciones:

Deben manejarse con la debida atención a las instrucciones de seguridad, la presión del agua cerca de la boquilla es lo suficientemente potente como para provocar heridas graves al usuario, propulsar a grandes velocidades objetos (piedras, artículos de jardín, etc) de la superficie que se esta limpiando, ademas si el chorro de agua se dirige directamente al cemento, debido a la alta presión del agua la puede penetrar y desprender de la superficie.

Dependiendo de la superficie a limpiar, cada aplicación tiene su propio procedimiento específico. A continuación detallamos algunas reglas generales a tener en cuenta:

  • Usar siempre la boquilla o la configuración de rociado correcta. El uso de una boquilla o configuración que concentra demasiada potencia puede dañar algunas superficies, especialmente la madera.
  • Usar los productos químicos recomendados por el fabricante, que, por lo general dispone de detergentes y ceras aprobados para usar en sus máquinas. Existe una gran variedad de formulaciones para la limpieza y el desengrasado de hogares y terrazas, así como para el lavado y encerado de vehículos.
  • Cuando se limpia un hogar o edificio, debe trabajarse desde el piso en lugar de usar una escalera, y se deben usar los accesorios provistos, tales como las lanzas para rociado y los cepillos diseñados para tal fin.
  • Los resultados de la limpieza varían en función de:
    • Empleo de detergentes
    • Distancia desde la superficie que se está limpiando
    • Presión del agua
    • Ángulo del abanico de rociado
  • La seguridad es esencial cuando se utiliza una máquina como la hidrolavadora, que combina agua presurizada, detergentes, u otros productos químicos, y electricidad o gasolina, por lo que el cumplimiento de las instrucciones del fabricante y el uso de un equipo de protección personal forman parte del éxito para sacar el máximo provecho de esta útil herramienta.